El desprestigio como violencia política: caso INE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Diana Nakad Salomón

Alumna de Relaciones Internacionales y Ciencia Política

Universidad de las Américas Puebla

El Instituto Nacional Electoral (INE) es un organismo constitucional autónomo y es el responsable de organizar las elecciones federales y de coordinar las elecciones en cada entidad federativa. Por ello, es de las instituciones más importantes para la democracia mexicana porque garantiza que toda elección sea libre, imparcial y equitativa. Al igual vigila que el gobierno no interfiera en el proceso electoral.

Tras 31 años de su fundación, el INE ha sido víctima de varias críticas y desprestigios, siendo una organización vulnerable porque al ser autónomo es un obstáculo para la élite gobernante que busca controlar y concentrar el poder, tal como se ha visto en los últimos años con la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Como se ha visto en las conferencias matutinas, el presidente cuenta con una percepción negativa del organismo ya que ha establecido que no garantiza elecciones limpias, que es demasiado costoso y no funciona. Claramente existe un choque de intereses entre el actual gobierno y el INE. Por un lado, tenemos al presidente que se ve como la única autoridad legítima que, comentario tras comentario, busca generar desconfianza hacia este. Mientras que el INE busca evitar fraudes y que sea el propio gobierno quien controle el organismo.

Sin embargo, el choque entre el gobierno y el INE ha incrementado estos meses a causa del periodo electoral. Todo comenzó cuando en el mes de enero salió un comunicado donde se establecía que el presidente no podría seguir con sus mañaneras o en su caso recortarlas durante el periodo electoral, ya que de no hacerlo estaría violando el artículo 134 constitucional que garantiza la equidad de competencia entre partidos. La respuesta de AMLO fue que buscan censurarlo y silenciarlo, siendo una muestra de intolerancia. El caso se llevó al Tribunal Electoral y se estableció que sus conferencias podrán continuar siempre y cuando no hable de ningún asunto que pueda afectar la opinión pública acerca de las elecciones.

Asimismo, el INE revocó más de 48 candidatos de Morena por no haber cumplido con los requisitos de precampaña. Lo que generó ira dentro del partido. Por un lado, AMLO estableció que el organismo es un supremo poder conservador y que atenta con la democracia porque una institución no puede decir quién puede o no ser candidato. Por el otro, Mario Delgado, presidente de Morena, dijo que los consejeros buscan desprestigiar su partido y que están en contra de ellos. Al igual que hizo un llamado para empezar a renovar o exterminar al INE porque se quedó atorado en el pasado.

Otro evento que ocasionó que existieran tensiones entre ambas partes fue que el INE no va a permitir la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados. La respuesta de Mario Delgado estableció que el INE busca cambiar las reglas de elección proporcional para afectar a Morena, cuando en realidad no es así. Se busca cumplir con la legalidad mexicana. A lo que Gerardo Fernández Noroña, diputado Federal del Partido del Trabajo, dijo que se tienen que destituir a Ciro Murayama – consejero – y a Lorenzo Córdova – consejero presidente – del INE bajo el pretexto que buscan atentar contra la representación de Morena en la Cámara de Diputados.

Los retos que enfrenta el INE son demasiados. Es un organismo que ha sido golpeado por los intereses de las administraciones en el poder que buscan controlar las decisiones políticas. Muchas veces es visto como el enemigo de la democracia porque dicen que va en contra de los intereses políticos e ignoran el rol tan importante que tiene en el país: garantizar procesos electorales democráticos.

El desprestigio hacia el INE pone en riesgo el papel democrático del país; crea desconfianza no solo por parte de los gobernantes, sino que también de los ciudadanos, debilitando aun más la institución. El reto que se tiene con las elecciones de junio 2021 es que son las determinantes para definir el mapa político de México, por lo que estamos siendo testigos de los constantes ataques hacia el organismo dado que los partidos políticos buscarán tener presencia en el poder y contenerlo.